Testimonios 2021-2022

AGOSTO 2022 CRÉDITOS EDITORIALES Mtro. Noé Agustín Castillo Alarcón / Rectoría Director de Asistencia a la Rectoría Lic. José Rogelio Mascorro Menéndez Asistente de Comunicación y Vinculación de la Rectoría Mtra. Ana Lidya Flores Marín Directora de Comunicación Institucional Mtro. Arturo Cielo Rodríguez Formación L.D.M. Daniel Ruiz Gómez Diseño de cubierta y apoyo en diseño L.P. César Briones Estrada Apoyo en diseño Créditos fotográficos e imagen Archivo Dirección de Comunicación Institucional excepto: Páginas 29, 34, 39 y 48: freepik.com Página 21: archivo Grupo de Interés de Prensa – Prepa IBERO Puebla Página 17: Infografía MODEVA, Jefatura de Diseño-DCI / Dra. Carmen Tiburcio García La edición del TERCER INFORME • JUNTOS TRANSFORMAMOS REALIDADES TESTIMONIOS • 2021 - 2022 • MTRO. MARIO ERNESTO PATRÓN SÁNCHEZ estuvo al cuidado de la Rectoría de la Universidad Iberoamericana Puebla y de la Dirección de Comunicación Institucional Tercer Informe Mtro. Mario Ernesto Patrón Sánchez Rector • Universidad Iberoamericana Puebla Introducción y lectura del contexto 05 / 13 / 28 / 47 / 49 / 61 / 38 / CONTENIDO I. Calidad académica como pertinencia social II. Modos de proceder y vida comunitaria inspirados en la identidad ignaciana III. Colaboración para la incidencia IV. Organización sustentable y enfocada al servicio V. Horizonte y agenda VI. Conclusión

5 • Tercer Informe Mtro. Mario Ernesto Patrón Sánchez Rector • Universidad Iberoamericana Puebla Introducción y lectura del contexto Agradezco a todas y todos, y muy especialmente a todas las personas integrantes de la comunidad universitaria, por acompañarme esta mañana para rendir el tercer informe de mi gestión como Rector de la IBERO Puebla. Entiendo este evento como un momento privilegiado del diálogo permanente que nuestra universidad desea tener con la sociedad que, en toda su diversa y asimétrica complejidad, es la destinataria de nuestro trabajo y con la que hemos asumido el compromiso de dar cuenta de nuestros quehaceres y sus resultados, por cuanto nos concebimos como una institución educativa de interés público, aunque de gestión privada. Pero también, como colaborador de una Universidad confiada a la Compañía de Jesús, vivo esta ceremonia como un acto de gratitud a Dios y a cada integrante de nuestra comunidad universitaria por la gracia de celebrar y compartir la vida y la misión. Una de las huellas indelebles de la experiencia fundacional de Ignacio de Loyola y sus primeros compañeros, que pervive convertida en uno de los rasgos identitarios más importantes de las obras jesuitas, es la centralidad de la fraternidad, expresada en tres dimensiones: para con las personas que son las destinatarias privilegiadas de la misión; entre quienes colaboran en ella; y ambas arraigadas en una amistad profunda con Jesús, quien es el supremo modelo de amor al prójimo. Profundamente identificado con ese carisma, creo que la amistad y la misión son términos indisociables: al calor del trabajo compartido se construyen amistades profundas que nos acompañan, iluminan y sostienen a lo largo de la vida; y ese cariño que va creciendo entre las personas que comparten misión y horizonte es también una poderosa fuente de compromiso, colaboración y creatividad de la que se enriquecen las instituciones y sus obras. Por eso hoy, tras cumplirse tres años de mi rectorado, dos de los cuales han estado atravesados por la pandemia y los múltiples condicionamientos que trajo consigo, especialmente por el distanciamiento físico y la dislocación de buena parte de nuestras dinámicas sociales, ante la entrañable presencia de cada una y uno de ustedes, quiero reivindicar la matriz cordial de la

• 6 7 • espiritualidad y la pedagogía ignaciana como un bien que hay que cuidar y multiplicar. No lo hago como un mero acto reverencial a nuestro origen, sino porque pienso y creo firmemente que la construcción de fraternidad es una apuesta contracultural urgente en el contexto de una realidad doliente, atravesada por la presencia de la discordia en sus diversas expresiones y dimensiones. Ciertamente vivimos tiempos extraordinarios, tiempos de crisis e incertidumbre, tiempos límite; pero también los nuestros son tiempos de desafíos, oportunidades y potencialidades inéditas. A lo primero me referiré enseguida y con lo segundo cerraré mi intervención; en tanto que, en el cuerpo de este informe, escucharemos y veremos a diversos integrantes de nuestra comunidad dar cuenta de las principales acciones y logros de nuestra Universidad durante el último año, organizados alrededor de los cuatro horizontes prioritarios definidos en nuestra planeación estratégica rumbo al 2030: • Calidad Académica como pertinencia social • Modos de proceder y vida comunitaria inspirados en la identidad ignaciana • Colaboración para la incidencia • Organización sustentable y enfocada al servicio Lectura del contexto Como ha dicho el General Arturo Sosa, la pandemia de Covid-19 “nos ha puesto a todos a la intemperie”; hizo evidente la fragilidad del orden establecido y nos ha permitido atisbar los escenarios que enfrentaremos en las próximas décadas si no somos capaces de llevar a cabo cambios radicales al nivel de la comunidad humana en su totalidad. De entre los diversos signos de agotamiento del modelo civilizatorio que ha configurado el actual estado de cosas, me concentraré brevemente en tres dimensiones problemáticas entrelazadas y que se amplifican mutuamente que condicionan la totalidad de la dinámica humana y sus perspectivas de futuro: la crisis de cambio climático -entendida como una crisis socio-ambiental, como lo ha planteado el Papa Francisco-, la profunda desigualdad estructural y la crisis institucional generalizada. El Sexto informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, nos ha ofrecido datos actualizados que hablan de la peligrosa interconexión de esas tres crisis, pues advierte que a la fecha los países han fallado en el cumplimiento del compromiso de descarbonizar las infraestructuras de la civilización humana como condición indispensable para mantener el calentamiento promedio del planeta por debajo de los dos grados centígrados, e idealmente de 1.5 grados centígrados, como se estableció en el Acuerdo de París, firmado en 2016. Mientras tanto, y no obstante la breve pausa introducida por la pandemia a la mayoría de las actividades humanas, sigue en curso el aumento de olas de calor, sequías e inundaciones, que ya ha superado los umbrales de tolerancia de las plantas y los animales, y está la mortalidad en masa de diversas especies. El panel de expertos también advierte que la ocurrencia en simultáneo de dichos fenómenos meteorológicos extremos está generando impactos en cascada que resulta cada vez más difícil gestionar. La presencia de la desigualdad en dicho informe es decisiva, pues permite advertir que se ha agudizado la pauta de proporcionalidad inversa entre la contribución al cambio climático y el padecimiento de sus afectaciones entre la población mundial, pues hoy por hoy el 10% de los hogares más ricos de todo el mundo es responsable de entre una tercera parte hasta poco menos de la mitad de todas las emisiones de gas de efecto invernadero; en tanto que el 50% de los hogares más pobres participa aproximadamente con el 15% de las emisiones. No obstante, los daños más severos tienen lugar en África, Asia, Centro y Sudamérica, en las pequeñas islas y en el Ártico, es decir en las regiones habitadas por las mayorías más pobres. En esas zonas, millones de personas han quedado expuestas a una situación agudizada de inseguridad alimentaria e hídrica, que es una de las principales causas raíz del éxodo histórico que está en curso en el mundo, proCreo firmemente que la construcción de fraternidad es una apuesta contracultural urgente en el contexto de una realidad doliente, atravesada por la presencia de la discordia en sus diversas expresiones y dimensiones.

• 8 9 • La gente siente, no sólo que los gobiernos no dan respuesta a los problemas fundamentales de acceso y ejercicio de sus derechos sociales y a la creciente inseguridad, sino que en muchos casos ellos mismos promueven la impunidad, la mentira, el abuso de poder, la concentración de la riqueza y la corrupción pública y privada. tagonizado por millones de personas que abandonan sus hogares y transitan en condiciones de enorme vulnerabilidad espacios minados de todo tipo de peligros en su intento de escapar de la condena a muerte que el orden establecido ha dictado para ellas. Ese es el mensaje central del trabajo -titulado sin ambages Las desigualdades matan- que Oxfam Internacional publicó a comienzos de este año, y que propone entender las desigualdades extremas como una forma de “violencia económica” configurada por decisiones legislativas y políticas a nivel sistémico que son diseñadas para favorecer a las personas más ricas y poderosas, en perjuicio de la amplia mayoría de la población mundial conformada por las personas en situación de pobreza, especialmente mujeres, niñas y personas racializadas. Cada día, las desigualdades contribuyen a la muerte de cerca de 21 mil 300 personas, especialmente por el hambre, por la falta de acceso a servicios de salud de calidad y por la violencia de género; y ello -como aseguran los autores del documento- “no es un error fortuito en el modelo actual de capitalismo, sino un elemento intrínseco de este sistema”. Todos los indicios antes referidos ponen a la vista la incapacidad del entramado institucional actual para gestionar eficazmente problemáticas de magnitud y peligrosidad inéditas como las que hoy enfrenta la humanidad. Así lo hemos corroborado también en el devenir de la pandemia de Covid-19 y alrededor de la invasión de Rusia a Ucrania, eventos que han configurado un entorno económico de alta volatilidad, caracterizado por altas cifras de inflación y evidentes signos de decrecimiento, cuyos efectos, como suele ocurrir, han sido experimentados con mayor prontitud y dureza entre los sectores históricamente más desfavorecidos de nuestras sociedades, que han visto agravadas sus condiciones de precariedad e incrementados los obstáculos para acceder al ejercicio de sus derechos más elementales. Hoy por hoy, en el mundo prevalece un orden geopolítico obsoleto, anclado en reivindicaciones y agendas anacrónicas de carácter autorreferencial y defensivo, que son sostenidas a espaldas de las nuevas urgencias. Un orden que se empeña en ignorar los datos centrales de la condición humana en esta nueva época que Paul Crutzen ha propuesto llamar “Antropoceno”, que subrayan nuestra estrecha interrelación e interdependencia ante un horizonte de creciente vulnerabilidad de la vida en general. Las agendas de la mayoría de las instituciones, de manera abierta o soterrada, por acción u omisión, parecen empeñarse en perpetuar el modelo de éxito canónico centrado en la acumulación de capital y en la extracción de recursos, haciendo caso omiso a los límites del planeta y al sufrimiento de las mayorías. Y así, con cada día que pasa se hace más evidente el agotamiento de las formas organizativas que han vertebrado el mundo moderno, cuya creciente falta de eficacia y legitimidad motiva el desencanto y el distanciamiento de las mayorías, y abren amplios márgenes a la acción de poderes extralegales, así como para el ascenso de figuras de perfil autoritario, excluyente y divisivo, que ponen en entredicho la viabilidad de las democracias. Especialmente en regiones como la nuestra, como ha advertido la Conferencia de Provinciales jesuitas de América Latina y el Caribe, “la gente siente, no sólo que los gobiernos no dan respuesta a los problemas fundamentales de acceso y ejercicio de sus derechos sociales y a la creciente inseguridad, sino que en muchos casos ellos mismos promueven la impunidad, la mentira, el abuso de poder, la concentración de la riqueza y la corrupción pública y privada.” En nuestro país, en diciembre de 2018 asumió la presidencia de la República Andrés Manuel López Obrador, impulsado por ese sentimiento popular de abandono y por un certero diagnóstico de los principales males nacionales. Hoy, cuando sólo le restan dos años de gestión y con un proceso sucesorio que él mismo apresuró a la mitad de su mandato, podemos afirmar que el proyecto prometido de transformación de la vida pública de México, que le ganó el respaldo mayoritario de un electorado que, en su pluralidad, reflejaba en buena medida la diversidad y las asimetrías estructurales de nuestra sociedad, es una oferta incumplida. No obstante algunos logros relevantes, el lopezobradorismo -como lo han reseñado puntualmente nuestros académicos en el cuaderno 4T bajo la lupa- no sólo se ha quedado muy por debajo de su oferta, sino que ha introducido en el horizonte serios riesgos de retroceso en el proceso histórico de consolidación de la frágil democracia mexicana. Entre los principales aciertos del actual gobierno hay que anotar el logro de una apreciable estabilidad económica en un contexto adverso, así como su énfasis en el combate a la pobreza histórica que azota a casi la mitad de la población, especialmente a través de considerables incrementos al salario Cada día, las desigualdades contribuyen a la muerte de cerca de 21 mil 300 personas, especialmente por el hambre, por la falta de acceso a servicios de salud de calidad y por la violencia de género. Presentación del cuaderno La 4T bajo la lupa

• 10 11 • mínimo y la transferencia directa de recursos a sectores especialmente precarizados como los adultos mayores, personas con discapacidad permanente y jóvenes. Relevante también en este marco es el desmantelamiento de las redes de intermediación entre el gobierno y los beneficiarios de los programas sociales que, en complicidad con las elites burocráticas, extraían ingentes recursos públicos. Por cierto, vale la pena subrayar la ausencia de matices con la que ha procedido el gobierno en este rubro, actitud que se ha convertido en uno de los rasgos más característicos del jefe del Ejecutivo, quien no es dado a distinguir a unos de otros y se carga en el trance a actores relevantes que han contribuido a cubrir las insuficiencias del Estado; en este caso, especialmente en el rubro de los cuidados a las infancias, las personas enfermas y los adultos mayores. Igualmente dignas de nota son las reformas en materia laboral impulsadas por la 4T, que han puesto condiciones importantes para que los trabajadores recuperen libertades y capacidad de agencia que durante décadas les fueron secuestradas por un puñado de líderes sindicales que facilitaron la perpetuación del régimen usando el enorme peso electoral de la clase trabajadora como moneda de cambio para obtener para sí incontables riquezas y privilegios. Sin embargo, dichos logros, no han logrado provocar cambios realmente sustanciales ni en las estructuras que perpetúan la pobreza en nuestro país, ni en la erradicación de la corrupción y la impunidad, que fue la promesa central del plan del gobierno de la 4T. Sus logros más importantes y sus verdaderas apuestas transitan por otras vías. Sobre la base de la enorme popularidad y legitimidad con la que arribó a la Presidencia, López Obrador ha logrado devolver a la figura del jefe del ejecutivo un poder que no condice con la lógica de contrapesos y acotamientos entre los diversos actores de la vida pública esperable en una democracia saludable, haciendo pasar por él prácticamente todos los ejes de la interpretación de la realidad y de la configuración de la agenda pública, como de la ejecución de su proyecto político; en todo lo cual, las conferencias de prensa matutinas y la figura del ejército destacan como los bastiones en los que ha decidido arraigar su poder. Con las “mañaneras”, López Obrador ha convertido un ejercicio de comunicación que pudo ser un valioso instrumento para elevar los estándares de transparencia y rendición de cuentas entre gobernantes y ciudadanos, en un tribunal desde el que reinterpreta historia y actualidad, reivindicándose a sí mismo como el momento culminante de la trayectoria del progresismo en México y juzga quién está del lado del auténtico pueblo y quién es cómplice de la élite egoísta. En un país asolado por una dinámica de violencia que en los últimos quince años ha provocado más de 350 mil homicidios y más de 100 mil personas desaparecidas, a contrapelo de su programa de campaña y de una elemental lógica de eficacia, sorprendentemente López Obrador ha apostado por la continuidad de una estrategia de seguridad pública de corte militar, en el marco de la cual ha transferido a las instituciones castrenses cada vez mayores recursos y atribuciones, sin que ello se haya traducido ni mucho menos en el inicio del anhelado proceso de pacificación del país. El pasado 20 de junio, dentro del templo de San Francisco Javier en la comunidad de Cerocahui ubicada en la Sierra Tarahumara de Chihuahua, los padres Javier Campos y Joaquín Mora fueron asesinados cuando intentaron auxiliar y proteger al guía de turistas Pedro Palma, quien huía de un grupo de personas armadas. Lo cuerpos de las tres víctimas fueron extraídos del lugar y recuperados dos días después, tras el despliegue de un operativo coordinado entre los gobiernos federal y estatal para resguardar a la comunidad, esclarecer los hechos y llevar ante la justicia a los responsables. Los hechos provocaron una sensación de orfandad entre las comunidades de la Sierra Tarahumara, región cuya magnificencia hace más notoria la persistente ausencia de la institucionalidad del Estado y quizá por ello también más entrañable entre sus pobladores la fidelidad que los jesuitas les han profesado a lo largo de la historia. Como los de muchas otras regiones del país, los pueblos de la sierra Tarahumara, como lo denunció la periodista Miroslava Breach, quien pagó con su vida por ello, han vivido “abandonados por los tres niveles de gobierno durante décadas (y hoy) sufren el azote del narco, la violencia, drogadicción, deterioro acelerado del ambiente y, para colmo, el afianzamiento de nuevos cacicazgos políticos y económicos con el apoyo del crimen, organizado, sin que nadie se interese en ello.” Las reformas en materia laboral impulsadas por la 4T, han puesto condiciones importantes para que los trabajadores recuperen libertades y capacidad de agencia que durante décadas les fueron secuestradas por un puñado de líderes sindicales que facilitaron la perpetuación del régimen usando el enorme peso electoral de la clase trabajadora. El pasado 20 de junio, dentro del templo de San Francisco Javier en la comunidad de Cerocahui ubicada en la Sierra Tarahumara de Chihuahua, los padres Javier Campos y Joaquín Mora fueron asesinados cuando intentaron auxiliar y proteger al guía de turistas Pedro Palma, quien huía de un grupo de personas armadas. Fotografía tomada de https://www.facebook.com/jesuitasenmexico

• 12 13 • La Compañía de Jesús en México, arraigada en la Tarahumara desde el siglo XVII e ininterrumpidamente desde 1900, un día después de la misa de cuerpo presente de nuestros hermanos Javier y Joaquín, ratificó en voz del Padre Provincial, Luis Gerardo Moro su decisión de mantener su misión en esas tierras: “Aquí nos vamos a quedar para seguir construyendo puentes entre mestizos y rarámuris, entre jóvenes y adultos, entre mujeres y hombres, entre gente que quiere la paz, entre la sierra y las autoridades”, y anticipó el incipiente pero esperanzador proceso que actualmente está en marcha de una búsqueda plural y ecuménica de caminos para construir en nuestro país una paz arraigada en la verdad y la justicia. En la IBERO Puebla, la universidad Jesuita en el sur-sureste de México, reivindicamos nuestra opción preferencial de caminar en la historia junto a los más pobres y vulnerables; y nuestro compromiso de hacerlo desde la educación, contribuyendo a desentrañar y denunciar las causas profundas de la discordia y la injusticia en nuestras sociedades, ayudando a construir puentes de colaboración y fraternidad en la diversidad, y perseverando en la formación de una humanidad reconciliada y una nueva cultura. Agradezco a las y los integrantes de la comunidad universitaria que comparten a lo largo de este informe sus valoraciones y testimonios sobre algunas de las acciones más sobresalientes del último año, que dan cuenta de nuestro compromiso por ofrecer una educación de alta calidad académica que sea pertinente para la sociedad en la actual coyuntura histórica. En la IBERO Puebla, reivindicamos nuestra opción preferencial de caminar en la historia junto a los más pobres y vulnerables y nuestro compromiso de hacerlo desde la educación, contribuyendo a desentrañar y denunciar las causas profundas de la discordia y la injusticia en nuestras sociedades. I. Calidad académica como pertinencia social Lilia Vélez Iglesias Directora General Académica Claudia Magallanes Blanco Académica de Tiempo del Departamento de Humanidades Oscar Soto Badillo Director de Investigación y Posgrado María Guadalupe Neve Brito Coordinadora del Área Intercultural de Lenguas Alfredo Loranca Santos Director Preparatoria IBERO Puebla Montserrat Mejía Barrón Directora Preparatoria IBERO Tlaxcala Leilani Hernández Hernández Gerardo Esteban Vega Daniela Torres Parra Alumnos de la Licenciatura en Derecho Testimonios

• 14 15 • Actualización y diseño de planes de estudios Lilia Vélez Iglesias Como parte de las estrategias para garantizar la pertinencia social, la calidad educativa y la innovación constante en nuestros programas de estudio de licenciatura, concluimos la revisión de veinticuatro de ellos adscritos a los seis departamentos académicos. Se trató de un ejercicio valioso en el que participaron de manera colegiada distintos actores universitarios a partir de las directrices establecidas por el Sistema Universitario Jesuita. Este proceso refleja la búsqueda de innovaciones educativas que permitan responder a los desafíos que se presentan en cada una de las disciplinas y contribuir a la solución de las problemáticas que nos plantea la compleja realidad actual. La actualización de los planes de estudio se realizó con la participación activa de estudiantes, docentes y otros actores de diversas instancias como las áreas de Servicio Social, Reflexión Universitaria, Prácticas Profesionales y Servicios Escolares, por citar algunos. Hasta el momento, la SEP ha otorgado los RVOES a trece de los veinticuatro programas de estudio; los restantes once programas están en espera del otorgamiento de registro de la Secretaría. Este proyecto está a cargo de la Dirección de Innovación e Internacionalización Educativa, a través de la Coordinación de Gestión Curricular. Como parte de las estrategias para garantizar la pertinencia social, la calidad educativa y la innovación constante en nuestros programas de estudio de licenciatura, concluimos la revisión de veinticuatro de ellos adscritos a los seis departamentos académicos.

• 16 17 • Modelo de Evaluación del Aprendizaje Claudia Magallanes Blanco El Modelo de Evaluación del Aprendizaje tiene como objetivo estructurar la evaluación del perfil de egreso del estudiantado, a partir del seguimiento de su trayectoria académica, desde el ingreso hasta el egreso, con base en mecanismos internos y externos. Está basado en principios que orientan la práctica educativa de las Universidades del SUJ. Incluye las áreas curriculares, las dimensiones curriculares, los ejes transversales, los ejes formativos y las competencias tanto genéricas como específicas. El perfil de egreso está construido a partir de competencias en tres niveles de logro: iniciación, transición y autonomía. Las competencias genéricas caracterizan el ejercicio profesional en general. Las específicas expresan los procesos inherentes al campo profesional de cada licenciatura. El modelo se ancla en las asignaturas del Área de Síntesis y Evaluación (ASE) que son momentos de corte de evaluación establecidas en función de las áreas básica, mayor y menor. En este espacio también se revisa y actualiza el portafolios universitario que el estudiantado construye desde su primer semestre. Finalmente, el modelo tiene referentes externos que permiten diagnosticar las competencias y los conocimientos con los que las y los estudiantes ingresan a la universidad y con los que egresan.

• 18 19 • Rediseño del ecosistema de investigación institucional Oscar Soto Badillo En el contexto de la planeación estratégica institucional, el plan de desarrollo de la investigación, se orienta a fortalecer un Ecosistema de investigación, entendido como una red dinámica de producción, comunicación, formación, innovación y gestión de conocimiento, que especifica y organiza los modos y campos en los que la universidad aporta saberes y recursos para contribuir a la justicia, el bienestar humano y el cuidado de la Casa Común. Este ecosistema articula la labor de más de 40 investigadoras e investigadores, así como de docentes y estudiantes, que desarrollan, en colaboración con los más diversos actores sociales, un promedio de 50 proyectos de investigación, en torno a siete ámbitos prioritarios de incidencia, definidos con base en un análisis riguroso del contexto y en las afirmaciones fundamentales de la Compañía de Jesús. El proyecto de fortalecimiento del ecosistema, puesto enmarcha desdemediados del año pasado con la entusiasta participación de las y los miembros de nuestra comunidad universitaria, tiene como componentes: la actualización de líneas y programas de investigación, la consolidación y ampliación de grupos y redes académicas, la mejora de las condiciones para la labor de las y los investigadores, la organización de espacios de diálogo y colaboración, el fortalecimiento de la relación de la investigación con los procesos educativos curriculares y no curriculares, el impulso de nuevas alianzas estratégicas para la cooperación científica y técnica, así como la diversificación de las fuentes de financiamiento de proyectos; la actualización de los lineamientos de evaluación de desempeño e impacto y la articulación de las estrategias de divulgación científica, orientada a la apropiación social del conocimiento y el diálogo de saberes. Política de lengua adicional al español María Guadalupe Neve Brito La política de lengua adicional al español de la Universidad Iberoamericana Puebla surge como una respuesta a los signos de los tiempos que abona a la calidad académica, la internacionalización y la interculturalidad, tres líneas prioritarias en la planeación estratégica de la institución. El aprendizaje de lenguas distintas al español desde la pedagogía ignaciana facilita la formación del estudiantado en ciudadanía global, lo que hoy constituye la principal respuesta frente a los retos urgentes a los que nos estamos enfrentando. El término de Ciudadanía Global ha cobrado relevancia en la actualidad. Sin embargo, ya desde sus inicios, Ignacio y sus amigos fueron ciudadanos del mundo, al viajar por diferentes latitudes, encontrarse con culturas distintas y abrirse a la otredad para el enriquecimiento de la Compañía de Jesús. Al enseñar otros idiomas, el Área Intercultural de Lenguas ofrece un espacio privilegiado para contribuir a la ya larga tradición de servicio en la formación de hombres y mujeres para los demás, como lo formuló el Padre Pedro Arrupe, SJ. Por otro lado, la interculturalidad es otro identificador global de las instituciones jesuitas. Un diálogo intercultural que parte del respeto es necesario para abordar las tensiones raciales, étnicas y religiosas que enfrentamos en la actualidad. Nuestras clases de idiomas buscan coadyuvar no solo a reconocer sino también a celebrar la diversidad y de esa manera colaborar a la construcción de una visión global que supere los prejuicios y que haga posible la convivencia entre diferentes expresiones culturales. Manejar otros idiomas nos ofrece maneras distintas de mirar al mundo y de actuar en consecuencia. La interculturalidad es otro identificador global de las instituciones jesuitas. Un diálogo intercultural que parte del respeto es necesario para abordar las tensiones raciales, étnicas y religiosas que enfrentamos en la actualidad.

• 20 21 • Fortalecimiento del proyecto de educación media superior Alfredo Loranca Santos En la Preparatoria IBERO Puebla, convencidos de que el lenguaje universal de la educación es el amor, tenemos la misión de formar hombres y mujeres libres, compasivos, conscientes, competentes y comprometidos para y con los demás. Atentos a esta encomienda y después de la modalidad a distancia e híbrida debido a la pandemia y en los recientes meses de manera presencial, en la Prepa IBERO Puebla hemos establecido mecanismos para acompañar al alumnado y a los docentes en este complejo proceso inserto en un inédito contexto mundial. Al mismo tiempo, como institución jesuita, entendemos la realidad para actuar en consecuencia, por lo que continuamos con la formación de la comunidad de la mano con el Programa Universitario de Prevención de las Violencias, y capacitamos a nuestros docentes en los ejes de formación: humanista-ignaciano, de reflexión sobre la práctica, la didáctica y la pedagogía. En relación con los reconocimientos a nuestro alumnado, subrayamos sólo algunos: 2° lugar en lengua extranjera y 2° lugar en lengua materna en la fase estatal del concurso de ensayo filosófico del Mar Báltico. 2° lugar en lengua materna en la 10ª. Olimpiada Mexicana de Filosofía. Mención honorífica en la 2ª. Olimpiada Estatal de Filosofía. Mención honorífica en el Concurso de Cuento Juan Rulfo, organizado por la IBERO CDMX. Además, en los Retos Académicos organizados por la IBERO Puebla, cinco de nuestros alumnos y alumnas estuvieron dentro de los tres primeros lugares en distintas áreas. Hoy la Preparatoria IBERO Puebla es un referente de apertura, compromiso, calidad académica y libertad. En equipo continuaremos poniendo el conocimiento al servicio de los demás. Estamos convencidos de la fuerza transformadora de la educación ignaciana y de que mejorar el mundo es posible.

• 22 23 • Fortalecimiento del proyecto de educación media superior Montserrat Mejía Barrón En el marco del Plan Estratégico 2030, la Preparatoria IBERO Tlaxcala promueve la excelencia académica y humana, entendiendo como horizonte la construcción de una sociedad más justa y humanamente solidaria. Se ha logrado consolidar la transversalización en la formación de nuestros estudiantes, a través de proyectos vinculantes entre las diversas áreas del conocimiento y el área de formación ignaciana. Desdemayo del 2021 se han estrechado lazos de colaboración con la Red de Colegios Jesuitas y la Fundación Loyola. Nuestros estudiantes generan procesos de aprendizaje significativo manteniendo contacto con la realidad que los rodea. De la mano con nuestra Universidad Iberoamericana Puebla, la Preparatoria colabora con el albergue “La Sagrada Familia”, sumando esfuerzos a la campaña: Todos somos migrantes, desde el desarrollo de proyectos solidarios, con el propósito de comprender las implicaciones de la migración. Las acciones solidarias buscan generar conciencia desde la perspectiva de comunidad reflexiva, crítica y propositiva. Nuestros estudiantes concretan su proceso formativo e investigativo en el Coloquio de Alumnos, un foro académico anual, con ponencias realizadas en diferentes áreas de estudio, en torno a la relación ser humano-naturaleza. Compartiendo el fruto de sus investigaciones a la comunidad. Los esfuerzos realizados se concretan en la ExpoIBERO PIT, donde estudiantes, familias y colaboradores pudieron presenciar la rendición de cuentas del trabajo realizado desde las aulas. A través de una exposición virtual, la comunidad pudo dar fe de la materialización de los contenidos formativos de nuestros estudiantes. En el marco del Programa de Prevención de Violencias y del Protocolo para la prevención, atención, investigación y establecimiento de medidas de sanción ante quejas por faltas específicas y violencia de género, la Preparatoria ha colaborado de la mano con la Procuraduría de Derechos Universitarios, en el Seminario de Igualdad Sustantiva donde se realiza un análisis con los colaboradores sobre nuestro espacio y el diseño de mecanismos de prevención. Se trabajó un Compliance Normativo de las Preparatorias, el cual contempla los niveles de la legislación que nos regulan, reafirmando así, el compromiso de establecer y custodiar los medios que garanticen la sana convivencia para el cuidado de la integridad personal y comunitaria.

• 24 25 • Institutos, observatorios y clínica jurídica Leilani Hernández Hernández Colaborar en la Clínica Jurídica “Minerva Calderón” y en el Centro Prodh me ha enseñado mucho sobre la defensa de los Derechos Humanos y no sólo en una cuestión técnica jurídica, pues aunque los conocimientos adquiridos en las aulas son importantes, no son suficientes para afrontar una realidad asediada por la injusticia y la desigualdad. Trabajar de la mano de abogadas y abogados que además de estar muy preparados, son excelentes personas, pacientes, comprensivas y dispuestas a compartir sus conocimientos, me hizo sentir segura con mis procesos de aprendizaje. El acompañamiento de casos a través del litigio estratégico (o defensa integral) permite ayudar a las personas y tener un impacto más amplio que repercuta institucional y socialmente; además, permite acercarse a ellas más allá de su carácter de víctimas: conocí a familiares de personas desaparecidas, a Personas Privadas de la Libertad (PPL), sobrevivientes de tortura sexual, y pertenecientes a diferentes comunidades indígenas; escucharles me enseñó que las penas compartidas duelen menos y mueven más, que en comunidad es más llevadero caminar al horizonte sin perder la esperanza. Representan para mí una razón, no para graduarme y titularme, sino para disponer de todos mis saberes, herramientas y recursos y responder colectivamente ante un gobierno ineficiente y una sociedad enajenada e indiferente a las violencias. Gerardo Iván Esteban Vega Mi nombre es Gerardo Iván Esteban Vega, me encuentro cursando la Licenciatura en Derecho y tuve la oportunidad de hacer mi servicio social en el Área de Orientación Jurídica y Psicosocial del IDHIE, SJ. Siempre he tenido una inclinación por el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y por eso supe que una de las mejores opciones para realizar mi servicio social era el Instituto. Durante este tiempo aprendí a documentar violaciones graves a derechos humanos, realizar pronunciamientos y redactar amicus curiae, pero sin duda lo que más me enriqueció como profesionista y ser humano fue el prestar asesoría y acompañamiento a víctimas, no solo desde una perspectiva jurídica sino con un enfoque psicosocial, en el que se procuraba evitar la revictimización y se proponían nuevas narrativas que sustituían el rol de víctimas por el de sobrevivientes. Leilani Hernández Hernández

• 26 27 • Finalmente, me parece que esta experiencia me llama a seguir contribuyendo a la justiciabilidad y defensa de los derechos humanos, porque al final de cuentas nuestra misión como abogadas y abogados es la de ser facilitadores en la impartición de justicia. Espero que en un futuro pueda seguir trabajando con organizaciones de la sociedad civil que pugnen por la defensa y protección de los derechos fundamentales. Daniela Torres Parra El espacio dentro de la IBERO Puebla donde he tenido la oportunidad de participar y desarrollarme profesional y personalmente es la Clínica Jurídica “Minerva Calderón”. Tener la oportunidad de formar parte del equipo de la Clínica ha representado un cambio paradigmático para mi formación integral, puesto que es visible desde el primer momento en que te incorporas como te transformas en una juventud consciente de las necesidades y preocupaciones sociales, pero también en una juventud activa en lograr una transformación de la mano de los derechos humanos. Es cierto que requiere esfuerzo, dedicación, y ganas de aprender; pero es retribuido a través de experiencia y conocimiento, a través de poder acercarte a una realidad diversa a la de los libros como el poder platicar con víctimas de violaciones a derechos humanos, y ver la fuerza con la que lo enfrentan, te contagian de energía y de motivación para realmente ser una joven activa. Minerva Calderón era una joven estudiante que fue dedicada e idealista, quien rechazaba firmemente todas las injusticias, es un referente, debemos honrar su memoria, reivindicar la exigencia de verdad y justicia y promover la lucha contra la impunidad, en los casos de otras víctimas de violencia. Minerva Calderón era una joven estudiante que fue dedicada e idealista, quien rechazaba firmemente todas las injusticias, es un referente, debemos honrar su memoria, reivindicar la exigencia de verdad y justicia y promover la lucha contra la impunidad. Minerva Calderón. Fotografía del archivo de la Familia Calderón Hernández. Gerardo Esteban Vega Daniela Torres Parra

• 28 29 • II. Modos de proceder y vida comunitaria inspirados en la identidad ignaciana Testimonios Santiago Díaz Ibarra Alumno de la Licenciatura en Comunicación Oscar Cepeda Fernández Director del Centro de Participación y Difusión Universitaria Oscar Gallardo Frías Académico de Tiempo del Área de Reflexión Universitaria Shanik David George Académica de Tiempo Responsable del Observatorio Con los Ojos Abiertos: Por el Derecho a la Verdad Gabriela Pinto Márquez Coordinadora de las Licenciaturas en Comunicación y Comunicación Digital Galilea Cariño Cepeda Académica de Tiempo. Responsable del Programa de Prevención de Violencias Rafael Aparicio Díaz Director de Marketing Rocío Barragán de la Parra Directora Interina de Promoción El núcleo de la identidad de las universidades confiadas a la Compañía de Jesús consiste en la común convicción por proponer una educación abierta a la historia, que no se concibe ni como una realidad acabada ni como un fin en sí misma, sino como una vía especialmente propicia para acelerar los procesos de construcción de condiciones de justicia y dignidad para todas las personas. Este imperativo de lealtad a lo real constituye una poderosa fuente de creatividad e innovación, pero ciertamente supone también un desafío permanente para nuestra gestión institucional y nuestra vida comunitaria, puesto que nos exige al mismo tiempo un compromiso epistemológico con lo real que no admite subterfugios y un imperativo de congruencia para nuestra praxis, que nos obliga a un discernimiento constante sobre cuáles son las mediaciones que hacen mayor justicia, no sólo a nuestro origen, sino también al horizonte hacia el que hemos decidido caminar. San Ignacio de Loyola expresaba con genial concisión en una frase el modo de proceder esperado para las obras jesuitas y sus comunidades: “Quien quiera cambiar el mundo que empiece por sí mismo, o no logrará su cometido”. San Ignacio de Loyola expresaba con genial concisión en una frase el modo de proceder esperado para las obras jesuitas y sus comunidades: “Quien quiera cambiar el mundo que empiece por sí mismo, o no logrará su cometido”.

• 30 31 • Procesos de recuperación integral de la vida universitaria Santiago Díaz Ibarra Cambiar de rutina, es algo que no adoramos hacer, pero es necesario. Tanto en la vida cotidiana como en la escuela, nos tocó adaptarnos a la nueva normalidad, y después de dos años, buscamos regresar a lo que era; aunque ya no será lo mismo que antes. Ahora habrá cambios que marcarán para siempre nuestra forma de vida. En la IBERO Puebla, el proceso de adaptación ha sido largo pero necesario. Desde el primer día, se sintió un ambiente distinto en donde el miedo a contagiarse no nos permitió disfrutar al cien por ciento la vida universitaria. Preocupados por el futuro, poco a poco ese temor fue desapareciendo. La universidad y sus protocolos de sanidad nos dieron mayor confianza, lo que revivió el alma de la universidad. Un espacio seguro y relajante para los estudiantes. Recuperar la vida universitaria que ya se tenía es imposible de lograr, debido a que la pandemia nos ha obligado a hacer uso de nuevos medios y modos de estudio, pero también aprendimos a adaptarnos a las circunstancias que se nos presenten en nuestro día a día. Lo importante es que tanto estudiantes como profesores y personal del staff universitario, logren combinar las antiguas prácticas con las nuevas, para que no solo la educación, sino la convivencia en la IBERO Puebla, sea lo más agradable posible. Recuperar la vida universitaria que ya se tenía es imposible de lograr, debido a que la pandemia nos ha obligado a hacer uso de nuevos medios y modos de estudio, pero también aprendimos a adaptarnos a las circunstancias que se nos presenten en nuestro día a día. Centralidad de la comunidad estudiantil Oscar Cepeda Fernández En este último año, la IBERO Puebla ha seguido apostando por animar la experiencia de una vida universitaria rica y comunitaria. La centralidad de la participación estudiantil nos ha mantenido con un norte muy claro: recuperar los espacios de presencia que permitan no solo tener experiencias de formación integral más profundas y significativas, sino que permitan también generar vínculos de cercanía, identidad y afecto que le den sentido al encuentro. Por ello, hemos puesto mucho esfuerzo y cariño en retomar actividades artísticas, deportivas, espirituales, de orientación y de participación estudiantil, que transitaron en un corto tiempo, de una oferta acotada ymayormente a distancia, a una propuesta cada vez más amplia y más centrada en la vivencia del campus como lugar de formación y construcción de lazos. Muestra de ello son la reapertura progresiva y escalonada del Gimnasio IBERO; la recuperación de entrenamientos deportivos, talleres artísticos y espacios de acompañamiento; la realización de múltiples actividades estudiantiles, e incluso el paso de la decimotercera Bienal Puebla de los Ángeles, realizada casi totalmente de forma remota, a la posibilidad de llevar a cabo presencialmente nuestro Día de la Comunidad. Este proceso de adaptación y creatividad ha encontrado propósito y fruto, precisamente, en el seguir haciendo de la IBERO Puebla un lugar para volver a encontrarnos y crecer juntos y juntas.

• 32 33 • Campus y movilidad sustentable Oscar Gallardo Frías La bicicleta, para varias personas, se ha convertido en un instrumento indispensable que cumple diversas funciones en la vida: medio de transporte, recreación, deporte. En ese sentido, aunque se pueden dividir estos momentos, al usar la bicicleta para transportarte a tus distintas actividades, en el fondo, también te recreas y haces deporte. Por otro lado, es un modo más económico, más amigable con el medio ambiente y, en algunas ocasiones, más rápido que transportarte en automóvil o transporte público. Si bien es cierto que como ciudad aún nos quedan muchos pendientes en la construcción de vialidades seguras para las y los ciclistas, no deja de ser cierto que cada vez más personas nos animamos a usar la bicicleta como medio de transporte, hay más colectivos de ciclistas, hay más apoyo de ciclista a ciclista, e incluso se están creando nuevas leyes que incluyen el tema ciclista como parte ya esencial de la ciudad. Dentro de nuestra comunidad universitaria es un gozo ver que cada vez hay más personas que nos animamos a usar la bicicleta como medio de transporte. Al igual que la ciudad, aún nos quedan varios pendientes, pero se han generado estrategias de entrada y resguardo seguro de bicis, hay estacionamientos que, incluso, por la demanda, en ocasiones ya son insuficientes y hay un trato amigable a las y los ciclistas. Ojalá y, poco a poco, dentro de nuestra comunidad, las bicicletas sean mayoría y los estacionamientos de automóviles sean los menos usados. Shanik David George Fue apenas este año, con el reinicio de actividades presenciales en la universidad más en forma que decidí retomar el uso de la bicicleta como medio de transporte, sobre todo para venir a la universidad, ya que facilita muchas cosas. Más allá de ser sólo una forma de moverse, la bicicleta ayuda para otras cosas. Me da tiempo para pensar en mis pendientes mientras vengo en camino y para empezar mi día con un poco de actividad física que tal vez de moverme en carro no podría hacer. Además, aunque la bicicleta pareciera una actividad solitaria, también me ha ayudado a conocer a más compañeros y compañeras de la universidad, existe un grupo muy padre de ciclistas en la uni y creo que eso abona a que hagamos más comunidad entre todos y todas. Aunque a bicicleta pareciera una actividad solitaria, también me ha ayudado a conocer a más compañeros y compañeras de la universidad, existe un grupo muy padre de ciclistas en la uni y creo que eso abona a que hagamos más comunidad entre todos y todas. Shanik David George Oscar Gallardo Frías Gabriela Pinto Márquez

• 34 35 • Creo que sí hay algunos pendientes, aún falta un poco de conciencia vial tanto en las inmediaciones del campus como al interior, pero creo que son cosas que podemos ir aprendiendo poco a poco, creo que hay las bases necesarias para poder fomentar el uso de este tipo de transportes alternativos, pero es una tarea de todos y todas generar ese ambiente de respeto hacia la forma en cómo queramos movernos, sea a pie, en bici, en patineta, en scooter o en carro. Gabriela Pinto Márquez Vengo a la Universidad en bici desde hace unos nueve años y desde entonces he visto cómo ha crecido su uso al interior del campus. Al inicio solo había dos o tres bicis en cada estacionamiento y este número ha ido aumentando paulatinamente. Usar la bici es una opción de movilidad que está creciendo no sólo de forma local, sino a nivel del país. Dos datos: La Jornada de Oriente reportó en marzo del 2021, con datos de la Secretaría de Movilidad, que se había triplicado el uso de la bicicleta durante la pandemia; y recientemente el portal de estadísticas y datos Statista ubicó a México como el quinto país en el uso de la bicicleta como medio de transporte a nivel global. Entre los beneficios del uso de la bici, creo que es importante decir que es un medio de transporte económicamente accesible, que abona al cuidado de la casa común y además es benéfico para la salud. En temas de movilidad creo que nos falta mucho por hacer cuanto a educación vial de peatones, ciclistas y conductores de vehículos; y hay un área de oportunidad en relación a las vialidades en las que nos desplazamos; sin embargo, datos como los anteriores me resultan muy esperanzadores y de verdad creo que el ejemplo que nos brindan los ciclistas de la IBERO Puebla, abona a la construcción de una mejor comunidad. En temas de movilidad creo que nos falta mucho por hacer cuanto a educación vial de peatones, ciclistas y conductores de vehículos; y hay un área de oportunidad en relación a las vialidades en las que nos desplazamos. Derechos Universitarios Galilea Cariño Cepeda Las Instituciones de Educación Superior han sido espacios en los que diversas prácticas y expresiones de violencia, culturalmente arraigadas a pautas y normas sociales e institucionales, han comprometido la integridad y seguridad de las personas que forman parte de éstas. Tales condiciones han motivado el reconocimiento explícito de los derechos universitarios y la construcción de andamiajes en las agendas educativas, para su comprensión, protección y pleno ejercicio. De ese modo, en la IBERO Puebla hemos transitado a un modelo de Defensoría de Derechos Universitarios que cuenta con una Defensoría adjunta de Atención, Investigación y Seguimiento, una Defensoría adjunta de Promoción, Prevención y Cuidado, un Área de Acompañamiento Psicosocial y Psicoeducativo y, un Área de Recepción y Asistencia Técnica. Dicha reconfiguración institucional, que supuso también una profunda actualización de nuestro aparato normativo, camina en una lógica expansiva e histórica en la que estamos delineando una plataforma institucional para prevenir y atender las violencias universitarias, al asumir una educación en y para los derechos humanos y la transversalidad de la perspectiva de género; la promoción de los derechos universitarios y el diseño de procesos participativos y de convivencia desde el diálogo permanente y la igualdad sustantiva. En la IBERO Puebla hemos transitado a un modelo de Defensoría de Derechos Universitarios que cuenta con una Defensoría adjunta de Atención, Investigación y Seguimiento, una Defensoría adjunta de Promoción, Prevención y Cuidado, un Área de Acompañamiento Psicosocial y Psicoeducativo y, un Área de Recepción y Asistencia Técnica.

• 36 37 • Nueva campaña de posicionamiento de la Universidad Rafael Aparicio Díaz Rocío Barragán de la Parra A mediados del año pasado iniciamos un proceso colaborativo para identificar los desafíos institucionales de nuestro proyecto educativo, teniendo en mente dos factores clave de diferenciación: nuestra apuesta ante el escenario social y educativo mundial después de la pandemia y el modelo pedagógico ignaciano que fundamenta y anima nuestra propuesta educativa y de vida universitaria. Así nace la nueva campaña de comunicación institucional que tiene como objetivo un posicionamiento de largo aliento capaz de comunicar el cariz ignaciano de la Compañía de Jesús a través de la IBERO Puebla. Se analizó el entorno local, regional y nacional y se evaluó el impacto de nuestra oferta académica, áreas, centros, laboratorios e institutos; identificando que la frase Mejorar el mundo es posible, sintetiza nuestra forma de proceder; asumidos como agentes de cambio y dinamizadores sociales. La manera de concebir el pensamiento, acción, liderazgo, educación, compromiso y formación integral tienen un mismo fin: la participación, colaboración e inclusión al servicio a los demás, principalmente a favor de los que menos tienen, de los más desfavorecidos y necesitados. Dile sí a un mundo mejor, es la expresión que abraza nuestro compromiso social, expresado en cada programa formativo que busca generar experiencias innovadoras capaces de responder al cambio y a las perspectivas de futuro. Esta campaña promueve la profundidad de pensamiento, imaginación y convicción espiritual acrisolada diariamente a través de las acciones y decisiones que responden consciente y responsablemente a los requerimientos actuales; expresadas en la frase Vamos por un mundo mejor. Con fe y esperanza renovadas y la alegría de volvernos a encontrar, trabajemos colaborativamente con la convicción de que en la IBERO Puebla mejorar el mundo es posible. Dile sí a un mundo mejor, es la expresión que abraza nuestro compromiso social, expresado en cada programa formativo que busca generar experiencias innovadoras capaces de responder al cambio y a las perspectivas de futuro. Rafael Aparicio Díaz Rocío Barragán de la Parra

RkJQdWJsaXNoZXIy MTY4MjU3